Cultivar cultura corporativa en tiempos de crisis

La cultura corporativa y la gestión del talento en las empresas son dos temas que me apasionan. Las ideas que transmite José Luis Pascual en su artículo “El talento como elemento cultural”, han sido el estímulo que necesitaba para escribir unas líneas contando mi experiencia.

Creo que es el momento del cambio cultural en las organizaciones. Que la situación económica no sea favorable, no puede ser utilizada como excusa. Es una pena que empresas, en las que había empezado a germinar una buena cultura corporativa, den un paso atrás. La preocupación por la cuenta de resultados existe, pero frenar los progresos conseguidos no va a mejorar las cifras a final de mes. En mi opinión, se comete el fallo de pensar en el corto plazo, ignorando la capacidad que tiene una cultura corporativa fuerte para impulsar el crecimiento de una empresa.

El caso más reciente es el de Yahoo! cuya consejera delegada ha decidido eliminar la posibilidad de teletrabajar. Las razones que han dado, no me convencen. Sí es cierto que el ambiente que se crea al trabajar codo con codo lo pierdes con la distancia, pero en ocasiones resulta muy útil para garantizar que una tarea pueda desarrollarse sin interrupciones, o que el trabajador pueda compaginar su jornada laboral y personal, según sus necesidades. Es interesante esta infografía que han preparado en WorkingMother.com sobre el ahorro que genera el teletrabajo en las empresas y la importancia que le dan los trabajadores a la flexibilidad.

Conseguir una buena cultura corporativa lleva tiempo. Nadie dice que sea fácil y es muy probable que encuentres obstáculos en el camino. Eso sí, a largo plazo, es un win-win. Es un reto en el que tienen que involucrarse todas las personas que forman parte de la organización, y no sólo los que están al mando, los gestores del departamento de RRHH o los managers. Todos, en bloque, deben dar lo mejor de sí mismos, para generar y mantener en el tiempo una cultura que retorne beneficios comunes. Con una cultura así, será más sencillo que brote un sentimiento de compromiso firme hacia la organización, que se traducirá en atracción de talento, un mayor cuidado de los detalles, mejor atención al cliente y, al final de todo el proceso, los resultados económicos acompañarán.

Basándome en mi experiencia en Mobivery, voy a hacer un símil con la agricultura, para explicar los aspectos que considero más importantes para poder afianzar una cultura corporativa óptima y sostenible.

Abonar el campo

Es importante tener una buena tierra, de calidad. Tu pequeño terreno donde en el futuro plantarás las semillas de tu plantación.

Esto nos llevó dos años. En este tiempo fuimos preparando nuestro terreno, cultivando las semillas, planificando la siembra y pensando hasta dónde podríamos llegar. El mejor momento fue cuando pudimos anunciar que el terreno estaba listo. Un paso muy importante en la definición de nuestra cultura, en la que tanta ilusión habíamos puesto.

Las semillas

Cuando la tierra ya está preparada, llega la siembra. No vale cualquier semilla, hay que escogerlas con cariño, desechando aquellas que no se adapten a nuestro terreno, preocupándose de conocer qué tipo de cuidados necesita, que condiciones necesita, etc.

Con las personas pasa lo mismo. Tenemos que implicarnos desde el proceso de selección, explicarles bien el proyecto, lo bueno y lo malo. Las personas deben entrar conociendo la empresa lo mejor posible. De ellos dependerá que la cultura de la empresa se mantenga y crezca. Son partícipes de un éxito del que queremos que formen parte.


El agricultor

Cuidar la tierra durante dos años y escoger las semillas adecuadas no aseguran el éxito. La mano del agricultor es necesaria para que las semillas no se estropeen, crezcan y nos den los mejores frutos. Sin unas manos expertas, que irradien ilusión en cada acción y con una fe ciega en la dirección a seguir, difícilmente obtendremos la cosecha perfecta.

El agricultor no representa a una única persona. Son los managers los primeros que deben creerse esta cultura, la que ellos van a transmitir a las personas. Son ellos los que deben evangelizar a la organización, los que dan ejemplo desde el primer día con su actitud. Para que las personas confíen en los managers, es importante que primero ellos confíen en las personas.

Puede parecer que he conseguido casi todo. Managers que están convencidos de la cultura que quieren transmitir, unos trabajadores escogidos con cariño que quieren trabajar dentro de esta cultura, y un ambiente cuidado para que nada falle. Lo que realmente tenemos es una base preparada para empezar a dar sus primeros frutos. Es el momento de comprobar su valor, si podemos celebrar una buena cosecha y si nuestro producto tiene mercado.

El mercado

Necesitamos encontrar una tienda donde podamos dar salida a nuestros productos cultivados y obtener el mejor rendimiento del trabajo realizado. Un escaparate en el que ofreceremos lo mejor de nosotros y transmitiremos con convicción la dedicación en el tratamiento del producto.

Para nosotros está muy claro. Necesitamos que los clientes entren a formar parte de esta cultura en la que hemos trabajado. Tienen que percibir que éste es el camino correcto, y que ellos también pueden crearlo. Por nuestra parte les invitamos a que lo comprueben, a que vengan a nuestras oficinas, a que participen de nuestras actividades, a que vean cómo hacemos el producto con cariño, con el compromiso de que su satisfacción será la nuestra.


La cooperativa

Para que todo este trabajo salga adelante, hacen falta unos aliados que nos puedan proporcionar las herramientas correctas. Ellos también tienen que comprobar cómo hacemos las cosas y que perciban que no son un mero intermediario, sino que su labor es esencial para nuestra actividad.

¿A quién no le gustaría poder pagar de una forma mejor a sus proveedores? Adelantar plazos, incluso realizar los pagos en el momento de realizar la compra. Sin la ayuda de los proveedores, sin sus gestiones, sin las herramientas que nos proporcionan, nosotros seríamos incapaces de desarrollar nuestro mejor producto.


La Junta directiva

El terreno no lo hemos puesto nosotros. Alguien nos ha ayudado para que podamos poner en marcha la plantación. Cuando llegue la temporada de recogida, vendrá a comprobar si su inversión ha merecido la pena.

El resultado de todo lo que hacemos tiene que ser positivo. Tenemos que demostrar a la Junta directiva que todo lo que hemos puesto en marcha es rentable, que produce unos beneficios suficientes para que todos estemos contentos. Esto no es ningún secreto. Necesitamos que una empresa genere ingresos y beneficios, para que los accionistas también estén contentos.

Ellos son parte importante de la organización. Crearon esto y son los que confiaron en las personas. Es muy lógico que quieran obtener beneficios.


Después de hacer el repaso al ciclo agrícola, lo que queremos transmitir es que hay muchos factores que hay que cuidar para generar una buena cultura corporativa. Para nosotros, la tendencia que se debería imponer en las empresas es la de una cultura orientada a la felicidad de todos. Lo que nosotros hemos llamado el Happiness 360º. No se trata de ser la mejor empresa EN la que trabajar, sino la mejor empresa CON la que trabajar.

Nosotros abonamos nuestro terreno y lo cuidamos de la mejor manera posible, con cariño, con ilusión, con energía diaria. El siguiente paso es evangelizar, enseñar que esta cultura corporativa es posible y rentable, y que no sólo tiene validez para un tipo de semilla –nuestro equipo-, sino que hay que combinarlo con nuevas especies y tratarlas con el mismo cuidado, atención y compromiso.

Si nosotros lo hemos hecho, estoy convencido de que otras muchas empresas también lo hacen y que hay muchas más que tienen la capacidad de conseguir los mismos resultados. ¿Quién no quiere que su cultura genere compromiso y atraiga talento? ¿Tú no quieres?

Autor: Sergio Cancelo

________________________________________

Este artículo lo podéis encontrar en HRLab

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s