Verdades y Tópicos de la felicidad en el trabajo

La felicidad en el trabajo está de moda. Y no me refiero a la felicidad por tener trabajo, que dadas las circunstancias, es un factor bastante importante. A lo que yo me refiero es a la preocupación de las empresas por cuidar la felicidad de sus empleados.

Creo que se están dando pasos muy importantes – y necesarios- en la gestión de personas, pero la línea que separa la realidad de los tópicos es muy delgada. Gracias a eventos como “Soultapas”, pudimos compartir nuestra experiencia y explicar cómo desde Mobivery planteamos este tema.

Empezaré por destacar algunas verdades de la gestión de personas y de la felicidad en el trabajo.

El ambiente de trabajo agradable es más productivo

Pasamos más tiempo en la oficina que en casa. Lo que significa que estamos más tiempo con nuestros compañeros de trabajo que con nuestra pareja, nuestra familia o nuestros amigos. ¿No es más fácil generar un ambiente de trabajo agradable para que esas horas en la oficina no sean un tormento? Afortunadamente, muchas empresas empiezan a darse cuenta de los beneficios que se generan al invertir en una cultura corporativa que fomente el trabajo en equipo, que dé la visibilidad a las funciones que desempeñan los compañeros, y que prime la consecución de los objetivos frente al control de las horas que estamos sentados frente al ordenador.

La felicidad en el trabajo depende de todos

En nuestro blog publicamos un artículo en el que destacábamos que la empresa flexible necesita empleados flexibles. Sobre el departamento de Recursos Humanos, recae la responsabilidad principal de facilitar los medios y proponer las iniciativas encaminadas a originar y mantener un buen clima de trabajo. El empleado no es el contrincante que espera en la otra esquina del cuadrilátero. Hay que contar con él y motivar su implicación. Si éste no responde, será difícil evitar el fracaso de las iniciativas que se pongan en marcha.

La felicidad sin responsabilidad no es posible 

En la gestión de personas hay que tener en cuenta las necesidades de las personas y comprobar si la cultura corporativa cubre sus expectativas. Por mi experiencia en Mobivery puedo decir que dando libertad, demostrando con acciones que confiamos en las personas y favoreciendo su autonomía, la respuesta que recibes es un compromiso firme con las responsabilidades asignadas a cada miembro del equipo. Es un sistema que se retroalimenta, porque nos anima a seguir trabajando para que todas las personas que trabajan en Mobivery se sientan orgullosas de la función que realizan.

En el lado opuesto tenemos los tópicos y las barreras que las políticas de gestión de personas tienen que romper para dejar de ser un caso de estudio y convertirse en norma general.

El Departamento de Recursos Humanos como ente aislado

En Mobivery apostamos por la creación del departamento de la Felicidad motivados por la construcción de unos valores que nos definieran como empresa. Como os podéis imaginar, con un concepto tan abstracto, sin la confianza de los managers, la cultura corporativa que hemos tejido en los últimos dos años, no hubiera sido viable.

Puede que en el organigrama el Departamento de la Felicidad de Mobivery esté compuesto por una persona, pero no estoy solo, ni mucho menos. Sin el compromiso de las personas que trabajan en Mobivery, que apoyan todas y cada una de las iniciativas que ponemos en marcha, y que proponen nuevas acciones para mejorar y fortalecer nuestra cultura corporativa, no sería posible nada de lo que hemos conseguido hasta ahora.

El responsable de la Felicidad siempre está feliz

Es quizás el tópico más común al que me he enfrentado. Sí, también tengo derecho a estar triste, de la misma manera que los empleados pueden tener un mal día. Por eso ideamos el Tablón de los Felicilitros, como una manera de controlar el estado de ánimo de las personas y poder resolver una situación adversa antes de que sea irreversible. Requiere de cierta madurez, pero es reconfortante ver cómo los compañeros hablan y tratan de ayudarse unos a otros.

Los empleados son felices con recompensas materiales

Cuando hablamos de la felicidad de los empleados, una de las primeras preguntas que surge es el sueldo. Estoy de acuerdo en que trabajamos para vivir, muy alejado del concepto de vivir para trabajar, pero no es el aspecto que más se valora. En Mobivery creemos que hay algo más. Creemos en las necesidades a nivel individual, que son múltiples y variadas, dependiendo de la situación personal de cada uno. Van desde tener tiempo para practicar deporte o un hobbie, poder llevar y recoger a los hijos al colegio, libertad para realizar un proyecto propio, etc.

Se trata de escuchar a las personas y de saber qué esperan ellas de nosotros. En nuestro caso, podemos asegurar que la gente valora el poder tener un horario libre, sin control de las vacaciones o la posibilidad de trabajar desde casa, frente a ofertas de empleo en la que les ofrecen simplemente un sueldo mayor.

Flexibilidad sólo en empresas tecnológicas

Hay determinadas metodologías de trabajo y filosofías de empresa que se asocian al sector tecnológico. Pero cuidar de las personas no tiene nada que ver con la actividad a la que te dediques. Está claro que un responsable de ventanilla en un banco difícilmente podrá realizar esa función desde su casa, pero puedes poner en marcha otras iniciativas que mejoren su calidad de vida. Es complicado encontrar las medidas correctas según qué actividad, pero la excusa sectorial es una barrera que hay que eliminar.

El teletrabajo no es eficiente porque la gente se escaquea

Rotundamente falso. Cuando la gente tiene claros sus objetivos o el plazo para entregar sus tareas, no hay que imponer límites. No se trata de controlar cuándo ni dónde haces el trabajo. Conociendo la fecha de vencimiento, puedes ceder la responsabilidad para que el empleado se organice su tiempo.

En casa se puede ser más productivo porque se eliminan las habituales interrupciones que se producen en la oficina: entregas de mensajería, llamadas de teléfono y conversaciones de otros compañeros. Así es difícil concentrarse y cuando tienes esta alternativa, es como si tuvieras una preocupación menos.

He expuesto algunas de las verdades y tópicos, y no quiero insistir en que invertir en una cultura corporativa que se preocupe por la felicidad de los empleados, es rentable. Y no sólo eso. Es sólo el primer paso en un camino mucho más ambicioso. Nosotros ya hemos empezado a trabajar en nuevas iniciativas que involucran a clientes, managers, proveedores y accionistas en el radio de acción del departamento de la felicidad. La razón de ser parte de la misma base: cuidar todos los detalles, con el compromiso de un proyecto común, en el que un buen resultado nos beneficia a todos. Es nuestra cultura Happiness 360º para lograr que Mobivery sea la mejor empresa para trabajar y la mejor empresa con la que trabajar.

Autor: Sergio Cancelo

________________________________

Este artículo lo podéis encontrar en Soulsight

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s