Descargas: mejor calidad que cantidad

Conseguir que una aplicación esté en boca de todos no es sencillo. Hay muchos factores que influyen para que una app alcance los primeros puestos del ranking y se mantenga en lo más alto más allá de una semana.

Está claro que el objetivo inicial de cualquier app que aterriza en la tienda de aplicaciones es conseguir descargas. Las acciones más habituales para dar a conocer una app son:

  • ASO (App Store Optimization): Buena selección de keywords, ubicar la app en la categoría más adecuada, redactar una buena descripción, elegir bien el nombre de la app, el icono y preparar una selección de capturas de pantalla atractivas.
  • PR y Marketing: relación con bloggers especializados y medios de comunicación que se hagan eco del lanzamiento de la app, y compartan con sus lectores las características y funcionalidades que ofrece.
  • Difusión en redes sociales: no tiene impacto en los resultados de búsqueda pero la viralidad puede contribuir a que tu app sea más conocida.
  • Campañas de publicidad: banners en otras apps o promociones segmentadas en redes como Atrappo.
  • Recomendación directa a los amigos y conocidos para que contribuyan en la difusión.

 

Todo el “ruido” que se haga en los primeros días ayuda al posicionamiento de la app y las descargas conseguidas en este período son clave para su éxito. Pero una vez transcurrido este tiempo, el objetivo cambia: ya no nos debe preocupar tanto el número de descargas, si no el tipo de descargas. O lo que es lo mismo, la calidad frente a la cantidad.

Podemos conseguir incrementar el volumen de descargas con promociones de precio, poniendo la app gratis temporalmente gratuita (por iniciativa propia o a través de alguna plataforma como Gratis App Hoy, App del Día o Stelapps) o incluso comprar descargas (cosa que no os recomendamos y que está muy vigilado por Apple). Por si os pica la curiosidad, hace poco Microsiervos se hacía eco de un estudio de TradeMob que indicaba que en España para entrar en el Top 10 eran necesarias 7.000 descargas, lo que suponía una inversión de 4.200 €.

La fama se puede comprar, pero tiene un precio. Y no nos referimos únicamente a estos 4.200 €.

 

Riesgos de no impactar en el público objetivo

Una manera de verlo es como explican nuestros compañeros de Malcom en un post en el que comparan las Vanity Metrics frente a las Actionable Metrics. Las descargas son una de esas Vanity Metrics, que aportan fama, pero no demuestran que hayamos llegado a nuestro público objetivo. Ésta es la cuestión: la afinidad con el contenido. Y no conseguirlo presenta dos consecuencias: borrar la app y publicar una reseña negativa.

  1. Borrar la aplicación

Con la descarga no está todo hecho. En nuestras presentaciones solemos recurrir a Georgie Dann para explicarlo.

Push the Button es una de nuestras apps y, aunque ha superado las 300.000 descargas, apenas llega a los 1.000 usuarios activos. Si no se genera recurrencia, difícilmente conseguiremos que nuestros usuarios sigan utilizando la app a lo largo del tiempo. Este gráfico de Flurry muestra esa tendencia a olvidarnos de las apps que nos descargamos.

  1.  Reviews negativas

Según lo que comentábamos anteriormente, posicionarse en lo más alto del ranking tiene un efecto inmediato, aunque no siempre el esperado. El problema surge cuando las descargas proceden de unos usuarios que no se ajustan al público objetivo de la aplicación. El riesgo que se corre en estos casos es de reputación. Las descargas suman, pero pueden venir acompañadas de reviews negativas.

Esto sucede, en mayor medida, en las aplicaciones gratuitas. Como no nos va a costar nada, nos instalamos la app. Nos fijaremos en el nombre, el icono y la media de valoraciones, sin atender a la descripción, ver los screenshots o comprobar qué opinan otros usuarios. Puede que nuestro dispositivo no sea compatible, la app esté en un idioma que desconocemos, el servicio no funcione en nuestra ciudad o directamente no tenga nada que ver con nuestras preferencias.

Si no cumple con nuestras expectativas la reacción habitual es borrar la aplicación, como decíamos antes. Pero antes de eliminarla el usuario tiene la opción de publicar una review negativa. Tened en cuenta que las valoraciones también afectan a los resultados de búsquedas. Tener valoraciones con pocas estrellas penalizará nuestro posicionamiento.

El debate calidad vs calidad nos lleva a la idea de “loyal users” o usuarios fieles. Si capturamos descargas con publicidad u otros medios de pago, pero los usuarios se desistalan la app, se podría decir que hemos tirado el dinero. ¿Cómo se puede evitar?

  • Campañas en redes que proporcionen segmentación. Hay que poner el foco en nuestro público objetivo. Si una app pasa a ser gratuita y le damos visibilidad, corremos el riesgo de que se la descargue un número de usuarios no afines a la temática de la app. Sólo se podrá maximizar la inversión publicitaria con usuarios de calidad.
  • Antes de exponer una aplicación, asegurarnos de que tenemos alguna forma de conocer el  valor que aporta al usuario, es decir, que el usuario tiene alguna forma de personalizar el servicio o producto que le ofrecemos, además de comprobar que no sufre ningún fallo.
  • Evitar lanzar una promoción a nivel nacional cuando el servicio está limitado a una ciudad.

Como veis, nosotros nos decantamos por la calidad más que por la cantidad. El uso de una app es proporcional al valor aportado al usuario. Buscar descargas vacías no conduce a nada.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s