Diseño: ¿Cómo evoluciona una app?

El ciclo de vida de una app no finaliza con la publicación en la tienda de aplicaciones. El usuario que acude a la tienda, lee la descripción y confía en tu app, debe percibir que el desarrollador que hay detrás se preocupa de mantener viva esa aplicación. La tecnología va avanzando y con el tiempo descubrimos mejoras que nuestra app no contiene y que, de incorporarlas, aportarían mucho más valor al usuario. Como decimos en el titular, las apps evolucionan. Y hoy os vamos a contar cómo, poniendo como ejemplo una de nuestras apps.


AvisaMe Radares siempre fue una aplicación muy querida. La publicamos en distintos países y contaba con una amplia base de usuarios. Al comprobar los datos de usuarios activos, nos dábamos cuenta de que seguíamos manteniendo un volumen importante, a pesar de la cantidad de años que llevaba en el App Store sin apenas variación del contenido.

 

Toda esa gente fiel que mantuvo instalada nuestra aplicación durante tanto tiempo, realmente se merecía algo más que una simple actualización de la base de datos de los radares. Por eso desde Mobivery, quisimos volver a conceptualizar, diseñar y desarrollar para el deleite de nuestros usuarios, y obviamente, para captar alguno nuevo.

 

Todos los proyectos que pasan por nuestras manos son especiales, pero en este caso, lo afrontamos como un reto personal y de equipo. AvisaMe Radares es una aplicación con cierta complejidad tanto de experiencia de usuario como de desarrollo y no queríamos quedarnos a medias.

 

Como os decía anteriormente, la predecesora era una aplicación hecha en 2009 sobre iOS 3.0. Significa que tanto el “look and feel” como las posibilidades técnicas habían cambiado una barbaridad. Nos reunimos todo el equipo y empezó la lluvia de ideas. Yo fui el encargado del diseño de la nueva versión.

 

Primeros pasos en la conceptualización de la nueva versión

Intentamos ver las características de la aplicación en rasgos generales. Ésta se iba a usar en un entorno muy concreto: dentro de un coche (aunque también podía ser usada en una moto), de día y de noche,  a cualquier hora, por usuarios mayores de edad, en movimiento y probablemente a gran velocidad, sin el dispositivo en las manos, con necesidad de geolocalización y de datos móviles, durante ratos largos, quizás en segundo plano, e incluso con música de otras aplicaciones del sistema.

Nuestras prioridades eran, en base a esas características, crear un ambiente cómodo y sencillo para el uso durante la conducción, y evitar las distracciones. Es decir, pasar desapercibidos pero alertar de forma obvia para cumplir el principal objetivo de la aplicación: avisar a tiempo de los radares en ruta.

Mientras analizábamos a fondo la antigua versión, el feedback de los usuarios hasta el momento y las aplicaciones de la competencia, advertimos que en todas se mostraba demasiada información en la pantalla y de forma desordenada, todo ello causaba confusión para un solo vistazo mientras se está conduciendo.

Concluimos que el foco austero que nos habíamos puesto desde el inicio parecía ser el correcto. Pero no fue nada sencillo convencernos de que toda la funcionalidad deseada al principio, no iba a estar en la pantalla principal, y muchas veces ni siquiera en el primer nivel de navegación. Creo que éste es el mayor ejercicio que se hace en la conceptualización de cualquier app, y en el que más errores se cometen.

Una vez todo el equipo estuvo de acuerdo, nos pusimos manos a la obra!! Pasamos por varias opciones en la primera iteración, entre las más relevantes quedaron estas dos:

La primera mostraba el mapa y el punto donde te encontrabas e iba alertando sobre el mismo. Esta opción consumía demasiada batería y datos. Además era demasiada información para el usuario que, en realidad, ya sabía por dónde estaba circulando. La interfaz no sería demasiado limpia y los mapas, ni los de Google ni los de Apple, tienen algún modo más oscuro para crear un tema de noche. Quedó descartada.

La segunda opción pretendía mimetizarse con el cuadro de luces del propio coche. Entendimos que la información que dábamos al usuario no podía estar en un lenguaje desconocido ni lejos del mundo de la automoción, ya que, al final, es donde iba a tener el uso real nuestra aplicación. El esquema de la propuesta incorporaba un velocímetro que estaría siempre presente y unas alertas que irían apareciendo según la necesidad. De la segunda rama principal colgaría el mapa con las opciones de ruta y búsqueda por zona. Con ésta sí que nos quedamos.

La nostalgia hizo que cuajara la opción de conservar esos pequeños detallitos que gustaban tanto en la versión anterior como el efecto sonar mientras busca radares, la texturización de los fondos o las grandes y luminosas señales de tráfico en los avisos, aunque les dimos un aire más actual e integrado.

 

El icono

A la par que desarrollábamos esos aspectos, empezamos a darle vueltas al tema del icono. Esa parte que siempre se infravalora por las prisas y que tiene mucha más importancia de la que se cree. Para nosotros el icono es el espejo del alma de la aplicación. En realidad es como el peinado que llevas en la primera cita. El icono es la primera impresión de tu app que se lleva un usuario mientras navega por las tiendas. Si  es feo o parece hecho con “word art”, el usuario ni siquiera entrará a ver las screenshots de la interfaz o a leerse la descripción o valoraciones de tu app.

Hay muchos tipos de icono, pero los que más suelen funcionar son o los minimalistas o los realistas. Como teníamos un poco de tiempo apostamos por la segunda opción.

 

Después de casi mes y medio de trabajo, las cosas quedaron así:

En Mobivery, tenemos un equipo de profesionales dedicados exclusivamente al diseño de interacción e interfaces móviles. Realmente creemos que es un factor muy a tener en cuenta en la creación de un producto, aunque siempre debe ir acompañado de una buena funcionalidad, un estupendo desarrollo y por supuesto una implacable y constante estrategia de marketing. Todos estos elementos son piezas claves por igual y si falta alguna de ellas, el éxito en este mercado queda bastante truncado. AvisaMe Radares es un buen ejemplo de esto.

 

Autor: David Gallardo

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s