Dos versiones de iOS, dos apps: Una estrategia que tu usuario no entenderá

Desde el lanzamiento de iOS 7 el pasado 18 de septiembre se han producido movimientos interesantes en el App Store. El salto de iOS 6 a iOS 7 ha sido muy significativo, sobre todo en lo que a diseño y experiencia de usuario se refiere. Por eso, las apps de referencia no se han demorado, adaptando sus contenidos al look and feel de la última versión del sistema operativo.

Esta necesidad de renovación genera un debate en la definición de la estrategia a seguir: adaptar el contenido o sacar una aplicación diferente.

Lanzar una nueva app, diferente, desarrollada específicamente para iOS7 aparentemente puede considerarse una idea acertada. Al fin y al cabo, se trata de dar el mejor contenido y, de esta manera, se pueden aprovechar al máximo las prestaciones del sistema operativo. Sin embargo, no se está teniendo en cuenta lo más importante: el usuario.

A la hora de tomar estas decisiones, hay que ponerse en la piel del usuario. En su momento confió en tu app y se la instaló en su dispositivo. Desde entonces viene usando regularmente el servicio, manteniendo su confianza en el contenido que le ofreces a diario. Si decides sacar una versión diferente, obligarás a ese usuario a descargar una nueva. Si además en la estrategia se plantea discontinuar la anterior, éste dejará de recibir soporte para la versión que tiene instalada. Las repercusiones negativas serán aún mayores si la app es de pago, ya que se podría entender una oportunidad para volver a cobrar por el servicio. El problema de reputación al que te enfrentas se te puede ir de las manos, de manera directamente proporcional a tu base de usuarios.

Esa es otra, la base de usuarios. Uno de los aspectos que más hay que cuidar de las apps es la base de usuarios. Conseguir visibilidad y atraer la descarga siempre es un reto, pero conseguir que el uso de la app sea recurrente es aún más complicado y más aún en un entorno tan competitivo. Como suelen decir los profesores, lo difícil no es conseguir un sobresaliente sino mantenerlo. Por eso, es importante aprovechar todos los momentos de atención que el usuario te pueda ofrecer. Uno de ellos se produce en el momento de la actualización, bien a través de la descripción en el App Store o enviando una alerta informativa indicando la disponibilidad de una nueva versión. Esta oportunidad la perderías.

Hay que entender una cosa, si el contenido es el mismo, ¿por qué sacar una nueva app? Es más, ¿por qué separarlo en dos apps diferentes?

Si se opta por dejar la versión actual, sin ningún cambio, para no dejar fuera de juego a los usuarios que se mantengan en la versión 6 o incluso en la 5 -porque su dispositivo no es compatible o simplemente porque no quieran descargar la última versión- tendrás que valorar el aumento de coste que conlleva, puesto que será necesario mantener dos apps en lugar de una.

Aunque el tema ha surgido ahora a colación de iOS 7, lo cierto es que este tipo de decisiones son habituales. Salvo que el contenido de la app ofrezca una ruptura clara con respecto a la anterior versión, no menosprecies a tus usuarios. No hay ningún problema en dar un lavado de cara al icono, o incluso en aprovechar para modificar alguna funcionalidad. Responde a su confianza manteniendo el compromiso con la calidad y ofreciendo el contenido que necesitan.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s