El contenido gratis

El modelo “low cost” se afianza en prácticamente todos los sectores. Las aplicaciones móviles no quedan al margen de esta tendencia: los usuarios prefieren el contenido gratis.

El V Estudio Anual de Mobile Marketing realizado por IAB Spain proporciona una imagen muy clara de las preferencias de los usuarios móviles en nuestro país: el 53% de los españoles se decantan por apps gratuitas con publicidad, un 35% prefieren el modelo freemium y sólo un 12% opta por apps de pago.

¿Por qué la gente no paga por el contenido móvil? Esto no siempre ha sido así. Cuando en 2008 se abrió la tienda de aplicaciones de Apple en España, pocas aplicaciones se distribuían de manera gratuita. Se utilizaba la fórmula de las versiones de prueba, un gancho comercial que permitía a los usuarios acceder al contenido limitado, pero sin ningún coste. De la misma manera que en una perfumería te regalan una muestra de colonia o en el supermercado te dan a probar un nuevo producto recién llegado a las estanterías. Si al usuario le gusta, se decantará por adquirir el producto completo, en este caso, la aplicación de pago.

Sin embargo, desde entonces la competencia no ha hecho más que crecer. Con más de 1 millón de aplicaciones disponibles, romper la barrera de la visibilidad se ha convertido en el principal reto, pero no el único. Con tanta oferta donde elegir, es fácil encontrar varias apps que ofrecen contenidos similares. ¿Cómo captar la atención del usuario y conseguir que elija la tuya y no la de la competencia? Ahí está la clave.

Un cuidado diseño, un icono que no pase desapercibido o una detallada descripción del contenido de la app ayudan a que una aplicación destaque sobre el resto, pero si toca comparar, el precio se impone en la decisión de compra. Es la tiranía del “low cost”. No siempre lo barato es mejor, pero duele menos al bolsillo. Según los datos de Flurry, una empresa de analíticas especializada en el canal móvil, son los usuarios de iPad, la tablet de Apple, los que tienen más predisposición a pagar por los contenidos, tal y como se muestra en la imagen:

Las apps gratuitas ganan más

El estudio de IAB Spain mencionado al principio, revela la imposición de dos modelos de negocio en el mercado de las aplicaciones móviles: gratuito con publicidad y “freemium” -a continuación lo explicamos en detalle-. Pero no es la única fuente. Las tiendas de aplicaciones establecen diferentes rankings para destacar las aplicaciones más populares, las más valoradas o las que más ingresos generan. En este último punto es donde encontramos la segunda prueba: las aplicaciones que lideran el ranking de ingresos son gratuitas. Concretamente en la tienda de aplicaciones de Apple en España, en el Top 25 por ingresos puedes llegar a encontrarte únicamente 2 aplicaciones de pago.

La barrera del precio se nota, aunque en algunos casos el coste de la aplicación no llegue al euro. Y precisamente estos dos modelos comparten una característica común: de entrada, no suponen ningún desembolso por parte del usuario. Eso sí, disponen de un mecanismo para recuperar la inversión y generar ingresos.

El caso de las aplicaciones gratuitas replica otros modelos asentados en nuestro país, como la televisión o la radio. Mientras no sea necesario pagar, no importan los anuncios. Incluso, aunque estos empeoren la experiencia, con continuas interrupciones. Al acceder al contenido de la app, automáticamente empiezan a reportar ingresos.

El otro modelo que se está imponiendo con fuerza es el freemium. Se trata de aplicaciones que se distribuyen también de manera gratuita, pero que ofrecen contenido de pago dentro de la aplicación. Este contenido adicional se conoce como In-App Purchase y puede ser de varios tipos: acceso exclusivo a servicios de suscripción, desbloqueo de niveles, atajos o compra de dinero virtual -muy populares entre los juegos-, o simplemente eliminar la publicidad.

Este fenómeno no es exclusivo de España. Un informe de Distimo titulado “How the most successful apps monetize their user base” destaca que el 71% del beneficio generado en la tienda de aplicaciones de Estados Unidos procede de apps con un modelo Freemium. En países como Hong Kong, China, Japón o Corea del Sur la cuota es aún mayor, rondando el 90%.

 

Guerra de precios

La constante competencia obliga a actualizar la estrategia, en función de los movimientos que realizan las otras aplicaciones. Un estudio de la agencia de publicidad móvil Madvertise indica que el 45% de las apps de pago tuvo que reducir su precio en 2012. De estas apps rebajadas, un 60% pasaron a ser gratuitas.

Esta guerra de precios ha generado una explosión de los servicios de promoción, cuya finalidad es informar a los usuarios de las aplicaciones de pago que pasan a ser gratuitas por un día. Siguiendo esta estrategia no siempre se consigue el objetivo deseado, si bien se puede alcanzar el número 1, la aplicación puede quedar oculta de nuevo en menos de 24 horas.

Aunque parezca aparentemente ilógico, las apps de pago ya no son las más rentables.
Autor: Álex Ríos

_____________________

Fuente original: CatEconómica

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s