¿Qué fue de los Códigos QR?

Si la semana pasada os hablamos de un sistema que, aún demostrando sus beneficios, no encuentra el camino para consolidarse, como son los pagos a través del móvil, hoy tocamos otro tema cuyo potencial también ha dado para rellenar muchos artículos sobre tendencias, pero con experiencias en la práctica no lo suficientemente convincentes. En este artículo analizamos los Códigos QR.

En movilidad son muchas las tendencias que no encuentran su hueco en un mercado en constante movimiento, muy exigente y que no permite titubeos. Cualquier paso en falso puede significar una pérdida importante en la identidad de la marca. Una experiencia negativa por parte del usuario, lo convierte en un cliente descontento, que difícilmente te ofrezca una segunda oportunidad. De ahí que se midan bastante las acciones que se ponen en marcha. No hemos podido evitar plantear el caso de los Códigos QR con una incógnita a modo de “lo que pudo ser y no fue”.

Los Códigos QR se etiquetaron como “the next big thing”, apoyados en la facilidad de creación y en el volumen creciente de usuarios de smartphones, que hacía pensar que se extenderían con rapidez. Sólo hace falta hacer una búsqueda en Google y comprobar los prolíficos resultados que nos dirigen a herramientas de generación de estos códigos de barras bidimensionales, pensados para ser leídos desde los smartphones.

El concepto del Código QR es generar un enlace que proporciona información, ya sea un texto, una imagen, un documento en PDF, un correo electrónico o una URL, entre otras cosas. Con una penetración importante en Japón, el furor por los Códigos QR no se ha replicado ni en Europa ni en Estados Unidos. Entre las posibles causas están una serie de inconvenientes que no han conseguido resolver:

  • Conexión. Si hay problemas de señal o cobertura, complicará el acceso a la información.
  • Lectura. Dificultades para leer el código, dependiendo de la ubicación del mismo – al aire libre, expuesto al sol – o por un tamaño excesivamente pequeño.
  • Uso. Como no es una funcionalidad integrada en los dispositivos, los usuarios tienen que descargar apps de terceros que permitan el escaneo accediendo a la cámara de fotos, para así poder decodificar la información.
  • Alternativas. Es mucho más rápido y sencillo un enlace acortado, y la gente no tiene problemas para entender de qué va. En la campaña de la aerolínea KLM se puede ver claramente que no todo el mundo entiende qué es un Código QR y para qué sirve.

¿Para qué sirven los Códigos QR?

De las experiencias que se han puesto en marcha, podemos destacar los siguientes usos:

  • Ofrecer información adicional sobre un producto o una promoción especial a los clientes que se encuentren en el establecimiento físico.
  • Ofrecer información adicional sobre una empresa, persona o producto desde una tarjeta de visita.
  • Ofrecer información multimedia al lector de un periódico, supliendo la limitación de espacio y recursos del soporte papel, dirigiéndole a la sección correspondiente en la versión online, por ejemplo, una galería de imágenes, una infografía interactiva o un vídeo.
  • Dar visibilidad a los perfiles en redes sociales de la marca o tienda, para aumentar el número de seguidores o para favorecer la fidelización a través de una campaña concreta.
  • Complementar el servicio de atención al cliente, facilitando un número donde poder contactar vía telefónica o mediante un mensaje de texto.
  • Enlazar con un vídeo con la intención de aumentar su viralidad.
  • Mostrar una ruta en Google Maps.
  • Mostrar información de interés en una zona turística, respecto a lugares que visitar, historia, horarios, etc.

Las opciones, atendiendo a estos ejemplos, en primer lugar, y como se encargan de presentar algunas páginas que ofrecen gratuitamente la generación de Códigos QR, son ilimitadas. Pero es difícil identificar casos de éxito que animen a integrarlos dentro de la estrategia de movilidad. Entre las campañas más conocidas y que se pueden catalogar como excepción, están el supermercado virtual de Tesco en una estación de metro, los U-Code de Heineken para conocer gente en un festival de música, o los Favourite Places de Google Maps.

Si nos seguís habitualmente no os extrañará que recurramos de nuevo al argumento de la importancia de aportar valor. Es fundamental que el contenido invite al usuario a vivir experiencias que le enganchen. Si nos limitamos a enlazar a una URL, aunque estemos proporcionando información adicional, estamos decepcionando a un usuario que ha generado expectativas sobre el contenido al que va a acceder y que se ha tomado su tiempo sacando el móvil y escaneando el Código QR, sabiendo que podía haberse ahorrado ese tiempo tecleando directamente la URL en el navegador.

A este escenario ya de por sí complicado hay que sumar la entrada en juego de los iBeacons, que ofrecen el plus de mostrar una información individualizada, inmediata, sin requerir ninguna acción por parte del usuario y en un contexto determinado.

¿Qué opináis? Creéis que los Códigos QR tienen alguna oportunidad o si por el contrario pensáis que no aportan ningún valor al usuario y que, por tanto, tienen los días contados.

 

Autor: Ana Hidalgo

Anuncios

4 comentarios en “¿Qué fue de los Códigos QR?

  1. Si vemos los datos que se reflejan en Google Trends: http://www.qrcode.es/es/tendencias/ puede parecer que siguen la típica “Curva Hype” de Gartner de forma muy clara.

    De todos modos este ciclo lleva más de 6 años, y los cambios que se están produciendo en el ecosistema de la movilidad hace que igual no tengamos que darlos por muertos tan pronto.

    Creemos que aún tienen recorrido y que los usos que se le están dando a los QR-Codes actualmente son simples, con aplicaciones pobres técnicamente y muy poco creativos a nivel de marketing.

    1. Hola Jordi,
      Muchas gracias por tu comentario. No dar por muertos definitivamente a los Códigos QR dependerá, como dices, de los usos más complejos y que aporten mayor valor a los usuarios.

      Un saludo

  2. Excelente post Ana, nuestra experiencia nos dice que al igual que los códigos de barras que hace poco cumplieron 60 años, los QR por su condición de ser gratuitos en la mayoría de los casos, seguirán en el ambiente web durante mucho tiempo, el colocar un QR en el piso como lo hizo KLM en un sitio de circulación masiva no es prudente.. y mucho menos para hacer una evaluación de preferencias… La Guía de Escaneo Móvil para Marketing y Publicidad de IAB España les puede ayudar mucho para el que se inicia en esta especialidad, el buen uso, la campaña, las acciones de marketing, los objetivos, el sitio donde se va a colocar, el tamaño, la comodidad para escanear.. todo es importante para el éxito… los enlaces cortos para hacer marketing vía móvil también son muy efectivos… gracias.. y feliz día… http://ceo.myqr.tel

    1. Hola Manuel,

      Muchas gracias por leer nuestro blog y por dejarnos tu comentario.

      Como bien dices, el éxito de una campaña con Códigos QR empieza en la definición de la estrategia, teniendo en cuenta qué objetivo se quiere conseguir y poniendo en primer lugar al usuario. Es muy importante comprender el comportamiento de los usuarios en el entorno donde se quiere desplegar la campaña. Si no se cuidan estos aspectos, difícilmente serán efectivos.

      Un saludo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s